¿Por qué se utilizan distintos grados de molienda?

El tamaño del molido es una de las variables determinantes en la preparación de un caféDiferentes métodos de elaboración necesitan distintos tamaños de molienda, pero ¿por qué?

En la cafetera de émbolo el agua y el café se mezclan completamente durante la infusión entre tres o cuatro minutos, en un espresso en cambio el agua es forzada bajo presión a través del café con el que entra en contacto por un período muy corto de tiempo, alrededor de 20 segundos.

Es fácil observar que en el primer caso el líquido tiene más oportunidad de absorber las propiedades y características del grano que en los segundos fugaces que dura la preparación de un espresso. Para disolver la misma cantidad de sólidos y crear una taza de gran cuerpo y sabor es necesario aumentar la superficie expuesta de los granos convertiéndolos en un fino polvo.

La forma de elaboración, la cafetera utilizada o el resultado que deseamos obtener determinan el grado de molienda apropiado.

Las consistencias generales de molienda son grueso, medio y fino, aunque hay niveles intermedios como el medio-fino y super fino. En un grado grueso es posible ver pequeños fragmentos, una especie de tierra de maceta, un grado medio es similar a la arena gruesa, una molienda fina es más suave y tiene todavía una textura, y un molido super-fino es mas cercano a la harina aunque con cierto granulado. Para preparar un café turco se utiliza una consistencia similar a la harina.

El tiempo de elaboración puede ser una forma de comprobar si el molido es adecuado. Por ejemplo, la mayoría de los métodos de goteo deben tomar unos tres minutos para una extracción completa. Si se termina antes de ese tiempo es probable que se requiera un molido más fino que hará la extracción mas lenta, aunque la cantidad de café también puede alterar el resultado.

Por supuesto el gusto es el indicador mas importante. Una sobre extracción causada por un molido demasiado fino puede crear un sabor amargo o astringente. Por el contrario una molienda muy gruesa provoca una taza débil, lavada con sabor a tierra.

Experimentar, probar y determinar el punto adecuado para cada forma de elaboración está al alcance de cualquiera. El molino juega también un papel importante. Un molido uniforme y mayor posibilidad de regular el grado de molienda darán un mejor resultado Sin embargo aunque no todos los molinillos sean capaces de un molido perfecto, un café fresco recién molido aportará un aroma y sabor imposible de lograr de otro modo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *