Brasil, variedad de origen

Brasil, primer productor de café del mundo y gran consumidor de esta bebida, no tiene asegurado sin embargo un lugar destacado entre los cafés gourmet.

Se suele decir que hay café de Brasil en casi todos los cafés que se beben en el mundo. Su producción representa el 30 % del total mundial, es la base de la mayoría del café espresso y se utiliza en los blends para otorgarle equilibrio, cuerpo, crema, etc. Sus cultivos abarcan arábica y robusta.

Brasil es un origen dificil de describir por el hecho de que la mayoría de su producción es actualmente arábica de gama baja y robusta, donde parecería que prima la cantidad sobre la calidad. De hecho el cultivo masivo de café en Brasil significó la democratización del consumo de esta bebida en muchas partes del mundo.

Al contrario de lo que sucede en otros países latinoamericanos, la gran mayoría de los cafés producidos en Brasil provienen de grandes fincas o fazendas. El café se cultiva generalmente a pleno sol, a altitudes más bajas que lo que suelen ser los cafés especiales, en suelos no volcánicos, y en zonas no forestales que a veces eran pastizales inicialmente, razón por la cual no es muy común en estas tierras el café de sombra.

Además de las tierras de cultivo, su producción no cumple con stándares uniformes. La recogida y procesamiento varían en cuanto a calidad y método, alterando el resultado final del grano. De esta manera la variedad es enorme en cuanto a perfil y niveles de calidad.

En cuanto a la cosecha en las grandes fincas la recolección no suele ser detallista, en general se utiliza una máquina cosechadora, eficiente con menos mano de obra. Aunque los cafetos mas jóvenes o viejos no pueden soportar la tensión de la maquinaria por lo que parte de la cosecha se recoge a mano tirrando de la rama entera.

En un acto vistoso y singular, los experimentados recolectores colocan todo en una pantalla y, con sólo unos pocos lanzamientos rápida y limpiamente dividen el fruto de tierra, hojas y demás, con gran destreza y aprovechando la dirección de la brisa.

La variedad de métodos de procesamiento: húmedo, seco, y natural semi-seco hace que Brasil sea un origen con muchas posibilidades.

Las asociaciones de café brasileño quieren recrear la imagen del café de Brasil de la mano del café de especialidad con nivel exquisito y distintivo. Y es cierto que algunos logran este nivel con sus propias características, un buen café de brasil puede ser un café complejo, con notas de maní y particularmente dulce, apropiado para espresso.

El mas conocido café de Brasil es Santos, pero Santos es un puerto, no una región productora. El café así etiquetado se reúne a partir de lotes con un standard mínimo de calidad. Pero esto solo asegura una taza decente, no mucho mas.

Mucho del cafe de calidad de Brasil proviene de la zona de Cerrado en el estado de Minas Gerais, y de la región de Mogiana, en el estado de San Pablo, aunque más concretamente de microclimas dentro de dichas regiones donde la mayor altitud, temperatura estable y estación de lluvias crean buenas condiciones para el cultivo de arábica.

En extensiones de tierra tan grandes, por supuesto hay fincas que cuidan la calidad, apuestan por un desarrollo sostenible y son capaces de producir grandes cafés, sólo es cuestión de encontrarlas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *