Category Archives: cápsulas

Capsulas, en la variedad está el gusto

El mercado de las cápsulas crece en el mundo y muy particularmente en España. Aumenta la venta de cafeteras monodosis, se suman marcas al sistema y crece la variedad de opciones de café.

La novedad mas trascendente este año ha sido el lanzamiento de cápsulas compatibles con el sistema Nespresso. Marcilla ha presentado el pasado mayo su nuevo producto, L’Arôme Espresso, cápsulas de café molido para utilizar con las cafeteras Nespresso. El producto se ha convertido en un éxito de ventas que les ha llevado a aumentar la oferta antes de que acabe el año, ofreciendo una línea mas vinculadas a las preferencias en España, cafés fuertes para acompañar con leche y descafeinados.

Otras empresas como Polti o Fortaleza buscan también aprovechar el éxito de estas cafeteras utilizando cápsulas compatibles. E igualmente algunas tiendas de café a granel ofrecen cápsulas vacías para rellenar con sus variedades.

Esto supone la consolidación de un método que ha dejado de considerarse exclusivo y gourmet para pasar a ser una opción de buen café, accesible y fácil para cualquier casa u oficina.

Como bien comentaba Josep Rovira en la presentación de la nueva línea de Marcilla, estas cápsulas, y la mayoría, mejoran el café promedio que se bebe en el país. Por un lado por la calidad del producto, basta ver cualquier góndola de supermercado para notar que los cafés solubles y torrefactos siguen muy presentes en las casas españolas. Por otro por el método de preparación, ya que el sistema ofrece un espresso correcto, algo diferente al profesional, pero con un control absoluto de las variables que hacen imposible equivocarse.

También es destacable la mejora en la información del producto que suelen ofrecer los packs de cápsulas, información prácticamente nula en los envases café molido comercial. Es frecuente en las monodosis conocer la variedad de café, que por lo general suele ser arábica, el o los países de origen, referencias de sostenibilidad, o algunas notas de cata, datos que no solo permiten elegir con mas criterio sino que ayudan a formar un paladar cafetero en el consumidor.

El café de cápsulas aprueba examen de calidad

A pesar del éxito espectacular del café en cápsulas y demás sitemas monodosis en los últimos años, el sistema tiene sus detractores y cierta resistencia entre los apasionados del café.

Las razones son variadas pero por sobre todo existe cierto recelo respecto a la calidad del café. Debido a la variedad de marcas y diseño de monodosis, cada sistema genera sus propias críticas pero pueden generalizarse en inseguridad respecto a la procedencia y calidad del café, y la frescura del grano molido encapsulado durante meses.

Además, esta forma de preparar café está limitada por la cantidad y variedad de cafés ofrecida por la misma marca.

Por último, no menos importante, el sistema: práctico, limpio y fácil, no permite participar en la elaboración, oler el grano, controlar o regular ningún aspecto del proceso (excepto la calidad y cantidad de agua), lo que justamente es una ventaja para la mayoría pero que una minoría exquisita prefiere no aceptar.

Otras objeciones se refieren al precio de las cápsulas, o la producción de residuos, etc.

El pasado abril, la mundialmente prestigiosa guia de café, Coffee Review, crítica de café gourmet ha publicado un examen sobre la calidad de las principales cápsulas de café monodosis. Se han “catado” cinco marcas y todas han salido airosas. Para evaluar los cafés utilizan una escala del 50 al 100 a los que se llegan mediante la clasificando de cada café en 5 categorías: aroma, acidez, cuerpo, sabor y regusto, y otorgando de 1 a 10 puntos en cada una de ellas.

sistema keuringLas dos primeras Keuring y Bunn se comercializan especialmente en Estados Unidos. Keuring es el sistema que controla el 80% del mercado de las cafeteras monodosis en en ese país y produce una café mas similar al café de filtro, al gusto americano. De doce cafés K-Cup probados el puntaje mas alto ha sido 89 y el mas bajo 84 (promedio 87). Bunn comercializa un tipo de cápsula genérica y trabaja con diferentes cafés pero en este caso el promedio ha estado en 80 puntos.

La siguiente marca analizada es Nespresso de Nestle. Lo consideran un café al gusto europeo, fuerte y pequeño, y por lo tanto distinto a lo que los americanos suelen tomar, razón por la cual a lo mejor la empresa no ha tenido en norteamérica el éxito que logró en otros países. De hecho en la prueba entre 6 cafés probados han catado los 3 “lungos” (la opción de porción mas grande) que ofrece la firma. La crítica encuentra los tres lungos agradables y distintivos con notas brillantes y afrutadas. Le otorgan un 89 de calificación al “Finezzo” de tonos florales, y un 85 al Fortissio, de tonos mas pesados con sus notas de chocolate, y fruta ligeramente fermentada. Finalmente recomienda a aquellos interesados ​​en probar una inusual mezcla de toda la India, el Indriya, (87 puntos) una hábil mezcla de robusta lavado. El puntaje promedio sobre seis cápsulas probadas es de 87 puntos.

Respecto a Senseo de Sara Lee, con una gama limitada, aunque cuidadosamente distribuida de opciones, consideran la calidad y el carácter de estas mezclas decente, pero no impresionante. Muy por encima de los cafés de supermercados, pero no mejor que la mayoría de la ofertas de café en grano que puede encontrarse en las grandes tiendas. De siete cafés Senseo probados la puntuación es la siguiente: Alto 85, bajo 76, promedio 81.

Por último analizan el sistema Tassimo de Kraft para cafeteras Bosch, las mas teconógicamente sofisticadas que permiten elaborar gran variedad de bebidas. Respecto a la calidad del café probado lo consideran inferior a sus competidores Nespresso y Keurig, con la excepción de los discos T Starbucks (85 a 87 puntos). Sin embargo, la gran noticia en el mercado es la alianza entre Green Mountain, el café utilizado por el sistema Keuring, y Starbucks, por lo que sus cápsulas han sido reemplazadas por la marca Gevalia. Entre diez discos probados, pero incluyendo los de Starbucks el promedio fue de 84 puntos.

La libertad o la guerra en el negocio de las cápsulas

El mercado del café en cápsulas no para de crecer, especialmente en España donde a pesar de la crisis y el creciente número de marcas que ofrecen este sistema, todas las cafeteras monodosis aumentan sus ventas. Y especialmente la suiza Nestlé que se lleva la porción mas grande del pastel con sus dos marcas Nespresso y Dolce Gusto.

Las cápsulas Nespresso, las mas exclusivas del mercado, hacen gala de un café exquisito con una oferta bastante amplia de diferentes cafés o “grand crus” que solo pueden adquirirse en sus boutiques (26 acutalmente en España) o por internet. La exclusividad, la idea de club y la calidad de sus productos y su imagen es bandera de esta empresa que busca justamente distinguirse del resto.

En España la pequeña empresa Ne Cap vende cápsulas vacías para rellenar a gusto compatibles con este sistema, y a pesar de que el éxito del café en monodosis radica justamente en un espresso práctico y fácil, ha tenido bastante repercusión.

Ahora es la multinacional Sara Lee, propietaria de Marcilla, que ya comercializa la marca Senseo y hace pocos comenzó a vender una cápsula para cafetera italiana, quien lanza en España cápsulas compatibles con el sistema Nespresso. Con el provocativo lema “llega la libertad al mundo del café” presenta mañana en un hotel de Barcelona las cápsulas que ya comercializa con éxito en Francia con el nombre de L´Or Espresso, y que le han acarreado varias denuncias por violación de patentes.

Bajo el nombre L’Arôme Espresso de Marcilla, las cápsulas de plástico y no de aluminio, comenzarán a venderse en los supermercados en las próximas semanas en diez variedades y por un precio algo inferior a las de Nespresso.

Mas allá de las posibles demandas por derechos de patentes es probable que sean los consumidores quienes decidan si se dejan conquistar por las cápsulas de Marcilla reemplazando el enamoramiento que han mostrado los españoles por las cápsulas de George Clooney.

El impacto ambiental del cafe en monodosis

El crecimiento del mercado de café en cápsulas monodosis ha sido espectacular en los últimos años. Limpio, práctico y rápido, permite preparar un café de calidad de la manera mas simple y ha conquistado a millones de entusiastas del espresso.

Estos sistemas, de empleo fácil e higiénico, presentan sin embargo un inconveniente considerable en materia ambiental. Varios miles de millones de cápsulas terminan cada año en las basuras domésticas. El mismo concepto del producto, algo que es de un solo uso, desechable, y con un embalaje de un solo sentido parece ir en contra del progreso ambiental. Aunque para algunos la comodidad y eficiencia anulan el tema de los residuos, para muchos consumidores de este sistema, de perfil moderno y cosmopolita, el respeto al medio ambiente tiene cada vez mas peso en sus gustos y decisiones.

Las marcas están comenzando a lidiar con el problema de los residuos y buscan la manera de hacer los envases más ecológico. Las posibles soluciones incluyen un mayor uso de envases biodegradables, los programas para reciclar cápsulas o crear envases reutilizables.

Los fabricantes intentan disipar los temores manifestados por los defensores del medio ambiente con la publicación de balances ecológicos positivos y destacando la limpieza de sus productos. También destacan algunos beneficios ambientales como el hecho de la elaboración de una taza a la vez, que significa una menor pérdida de café y reduce el impacto medioambiental global de café por taza.

Los tres materiales utilizados habitualmente en el envase de la dosis individual de café (aproximadamente 7 gramos) son papel filtrante, aluminio o plástico.

Los defensores del papel destacan el hecho de que el material utilizado sea papel, una ventaja en su biodegradabilidad en contraposición al plástico o al aluminio. La monodosis de café tipo E.S.E. se caracterizan por su morfología en forma de pastillas, en las que el café se encuentra contenido entre dos filtros de papel para uso alimentario.

Las asociaciones ecologistas desaconsejan de entrada el recurso al aluminio para cualquier tipo de embalaje, en particular, porque los centros de producción emiten sustancias tóxicas a la atmósfera.

El reciclaje de las cápsulas de aluminio utiliza energía, requiere la separación previa del pozo de café de su sobre metálico, pero la fundición del aluminio no es contaminante, contrariamente a la del polipropileno. Así, Nespresso explica que sus cápsulas son reciclables al 100% y afirma que la fundición de los embalajes en aluminio gastados no supera un 5% del consumo energético de la primera fabricación. Han lanzado recientemente un programa “ecolaboration” con el que se proponen llegar al reiclaje del 75% de las cápsulas para 2013. En España recogen los envases utilizados en sus boutiques y en tiendas de electrodomésticos asociadas al programa.

Los plásticos contienen también materias primas como el petróleo, que es un recurso natural agotable. Algunas empresas han empezado a desarrollar cápsulas de polipropileno biodegradable y otras impulsan su reciclaje. En Gran Bretaña, por ejemplo la multinacional Kraft tienen un sistema excclusivo para procesar los discos de café de Tassimo.

También juegan un papel las políticas medioambientales de los estados y ayuntamientos. En Barcelona se recogen las cápsulas de café monodosis en los puntos verdes de la ciudad. Gracias a una maquinaria específica que permite separar la cápsula del poso del café, se puede reciclar, por un lado, el aluminio y el plástico de los envases, y por otro, los restos de café, que servirán para elaborar compuesto de alta calidad para usos agrícolas.

Por ello, las organizaciones ecologistas alertan a los consumidores y los invitan a llevar las cápsulas utilizadas a los puntos de recogida previstos para tal efecto.