Category Archives: origen

Sumatra, carácter del café

El café arábica fue introducido en la isla en el siglo XVIII durante el dominio colonial holandés y sigue siendo producido en las regiones del norte de Aceh y en la zona del Lago Toba al suroeste de Medan.

El clima y suelo volcánico favorecen el cultivo de café. Sin embargo, tradicionalmente los cafés de Sumatra no se vendían por región, ya que las diferencias regionales no son tan importantes como la calidad de la cosecha y el método de procesamiento que determina en gran medida el carácter de la taza.

El mejor café de Sumatra es admirado por su complejidad y carácter. La gran cantidad de pequeños productores y forma de producción, lo convierten en un café algo intrigante, de cuerpo profundo sin pesadez, con una acidez que resuena en el interior envuelta en la riqueza de su sabor. El proceso mas utilizado en la isla, es conocido como Giling Basah, un método semi húmedo. Los agricultores quitan la piel de las cerezas inmediatamente después de la cosecha con despulpadoras de construcción local.

A continuación los granos se dejan fermentar durante la noche y a la mañana siguiente se lavan para quitar el mucílago hasta dejar el café con su cáscara o pergamino (algunos cafés se secan directamente). Se le da un secado previo, se elimina el pergamino y el café se vuelve a secar (a un 30% a 35% de humedad). Por último, el café se transporta en camión hasta el puerto de la ciudad de Medan, donde se seca una tercera y última vez.

No está claro en que proporción este procedimiento y el secado prolongado en tres pasos condicionan el carácter único del café de Sumatra. De hecho estos métodos ofrecen un producto muy desigual, y sólo la mano clasificadora en los almacenes de exportación aseguran el carácter único de estos granos. A veces recogen el sabor de la arcilla fresca de haber sido secado directamente en la tierra, o restos de humedad atractivos a algunos paladares.

Además del cuerpo y sabor a tierra, otras notas características de estos cafés pueden ser a cacao, tabaco, humo y madera. En ocasiones, los cafés de Sumatra pueden mostrar una mayor acidez que equilibra el cuerpo. Esta acidez toma notas de fruta tropical y, a veces la impresión de pomelo o limón.

Los mejores cafés arábica de Sumatra se venden bajo los nombres de Lintong y Mandheling. Lintong describe correctamente los cafés que crecen al suroeste del lago Toba en pequeñas parcelas de café esparcidas sobre una meseta alta y húmeda. El café es cultivado sin sombra, pero también sin productos químicos, casi en su totalidad por pequeños propietarios. Mandheling deriva del nombre del grupo étnico Mandailing, este café puede provenir del norte de Sumatra hasta la región de Aceh.

El café Gayo Mountain, menos famoso, se refiere a arábicas de Aceh, cultivdos en la sombra y casi todos sin productos químicos. Los métodos de procesamiento varían ampliamente, al igual que los perfiles de sabor. Algunos se asemejan a los cafés Lintong o Mandheling, y probablemente, a menudo se venden como tales en Medan, otros procesados por el método húmedo de cuerpo mas ligero y sabor redondo.

También se produce en Sumatra gran parte del famoso Kopi Luwak, mas conocido por su altísimo precio de mercado y su peculiar forma de producción que por su verdadera calidad.

La apariencia de los granos del café de Sumatra lleva muchas veces a tostarlos en exceso ya que no muestran el color como otros granos y lo hacen de manera desigual. Sin embargo estas imperfecciones son estéticas y no afectan la calidad de la taza capaz de captar la esencia de esta salvaje isla tropical indonesia.

Etiopía, cuna de un grano extraordinario

Etiopía es la cuna del café, es en los bosques de la región de Kaffa donde el cafeto arábica se encontró en forma silvestre. Al día de hoy, el grano ocupa un lugar central en la economía y la cultura del país. El café se bebe con asiduidad y tradicionalmente de manera ceremonial, recorriendo todo su ciclo de vida.

Etiopía es un café de origen complejo. Los cafés etíopes pueden variar mucho de una zona a otra e incluso de un lote a otro.

El proceso húmedo o seco determina dramáticamente el gusto del café, y Etiopía utiliza ambos, tradcionalmente en zonas diferentes.

El mejor café procesado en seco proviene de la región de Harar. Tiende a ser de cuerpo medio y ácidez brillante con tonos afrutados, áspero, o terroso.

El método húmedo también utilizado en América Central y similares, resulta en un perfil de taza limpia con un sabor menos rústico. El mejor café lavado de Etiopía se cultiva en las zonas de Yirgacheffe y Sidamo (donde también se utiliza el método seco), al Sur del país cercano a Kenya. También se destacan algunos cafés de Limu, y Djimah. El resultado de estos cafés es un cuerpo ligero pero explosivo de notas florales y cítricas.

El proceso seco consiste en el secado de la cereza del café bajo el sol, para retirar luego la piel, la capa de mucílago y la cáscara de pergamino de protección que rodea a la semilla de un solo golpe. La dificultad de obtener un excelente café por este método radica en que la clasificación de las semillas se hace visualmente de forma manual por lo que es posible que se cuelen algunos granos defectuosos. Sin embargo se puede consiguir una taza de fragancia y notas secas y afrutadas, de sabor impresionante y exótico.

El sistema de clasificación de café de Etiopía reconoce cinco grados. Cafés lavados caen dentro de los grados 1 y 2, y los procesados en seco en los grados 3 a 5. La diferencia entre los grados se determina por el número de defectos visibles.

Origen único y mezclas de café

Las mezclas o blends son el tipo más común de café. La combinación de dos o más granos de café diferentes puede ser algo positivo o no dependiendo de la calidad de los granos que se combinen.

La mayoría de los cafés arábigos de origen pueden producir bebidas de excelente calidad sin necesidad de ser mezclados, y las razones por las cuales se mezclan obedecen a propósitos diferentes.

Muchas empresas mezclan grandes cantidades de granos robusta de baja calidad con pequeñas proporciones de arábica de alta calidad, a fin de poder hacer publicidad de un producto de calidad reduciendo considerablemente los costos. De la misma manera se mezclan distintas calidades de café para ocultar los defectos de los granos de baja calidad utilizando además un tostado oscuro de los más baratos.

Los café de origen único suelen ser cafés especiales con notas distintivas que deben ser apreciadas en la taza, por eso se suele utilizar un tostado mas ligero que permite distinguir las sutilezas que se suelen perder en un tostado demasiado oscuro.

También se suelen mezclar distintos cafés con el fin de encontrar una receta única, con un sabor característico, que solo pueda ser comercializada u ofrecida por un marca de tal forma que esta adquiere un valor agregado de comercialización.

Algunas veces se mezclan hasta decenas de varios tipos distintos de café con la intención de mantener un mismo sabor a través del tiempo sin que este se vea afectado por la disponibilidad de cada café si un año alguno no esta disponible o varía el sabor considerablemente.

Para obtener una mezcla equilibrada los tostadores buscan cafés que se complementen entre sí a fin de destacar las notas características de cada uno y al mismo tiempo compensar la debilidad de uno y otro. Se necesita trabajo y habilidad para diseñar una gran mezcla. No es cuestión simplemente de lanzar juntos un poco de esto y un poco de aquello. Un buen tostador evaluará cada café para encontrar el punto ideal de tueste y después de conocer los granos completamente comenzará la combinación entre ellos en busca del equilibrio perfecto.

Algunas mezclas pueden ser adecuadas para determinadas formas de elaboración. Hay buenas mezclas para espresso que utilizan granos de robusta para otorgarle cuerpo y crema al café.

Honduras se hace un sitio en el mundo del cafe de especialidad

El café ocupa un papel importante en la economía del país y representa una forma de vida para más de 100000 familias que se benefician directamente de la producción. El grano es cultivado en las zonas altas de 15 de los 18 departamentos en los que está organizado y cuenta con los mejores factores medioambientales para producir un producto excepcional: la riqueza del suelo, la altitud y el clima.

Sin embargo el café hondureño ha estado ausente de los primeros lugares del mercado de la especialidad hasta hace muy poco.

Sus vecinos, Guatemala, El Salvador y Nicaragua, cuentan con una producción sofisticada. Pero Honduras, aún ocupando el segundo lugar en producción de centroamérica, ya sea por cuestiones políticas, económicas o un enfoque en la venta de café comercial, históricamente no ha invertido en infraestructura y producción. No se ha hecho hincapié en la calidad y buenos cafés se han vendido al mismo precio que otros regulares o incluso se han introducido de contrabando a Guatemala para venderse con su nombre.

Sin un precio superior por calidad no hay incentivo para incurrir en el gasto adicional que supone un cultivo, recolección, proceso, clasificación, transporte y almacenamiento cuidados para desarrollar todo el potencial del café. Así el grano termina convirtiéndose en un café suave, bueno pero sin características específicas ni notas destacadas. Casi todo es arábica aunque el cultivo de robusta no está prohibido como en otros países.

Honduras, al igual que otros orígenes, no tiene características definidas que puedan generalizarse para todas las variedades de café que se cultivan en distintas regiones del país. En general se encuentra una acidez mas baja y mayor dulzura en sus cafés comparado al de otros países centroamericanos.

La mayor región de cultivo es Santa Bárbara, y también son importantes las zonas productoras de Copán, Ocotepeque, Lempira, La Paz y El Paraíso en el Sur. Al café cultivado entre 1500 y 2000 metros se le otorga la denominación: “estrictamente altura“. Con unas condiciones naturales tan favorables, alrededor del 90% del café cultivado bajo sombra diversificada, de a poco Honduras busca mejorar la calidad de su café y hacerse un nombre en el mundo del café gourmet.

El Instituto Hondureño del Café participa de esta tarea de promoción y divulgación. Por octava vez Honduras participa este año de la Taza de Excelencia, una competencia internacional de cafés con el propósito de mostrar a especialistas y consumidores locales e internacionales los mejores cafés especiales y obtener así precios diferenciados.

El pasado abril el sector se ha llevado una gran alegría al enterarse que dos muestras de café hondureño fueron seleccionadas entre los 10 mejores cafés especiales en Estados Unidos dentro del evento anual organizado por la Asociación Americana de Cafés Especiales, de reconocimiento mundial en el mundo del café y que también implica un aumento significativo de los precios a las fincas cuyos granos fueron seleccionados, tal como le sucedió el año pasado al café peruano Tunki.

Los cafés seleccionados provienen de la finca San Vicente en Santa Bárbara y de la finca Los Manzanos en el municipio de Santiago de Puringla, dentro de la zona delimitada como Denominación de Origen Marcala, en el departamento de la Paz, y este último café aunque no obtuvo el mayor puntaje fue elegido ganador por el público. El año pasado también un café de Marcala quedó entre los primeros puestos en la misma competencia.

Estos reconocimientos que premian el esfuerzo de un pequeño grupo de caficultores, también suele generar un interés por parte de compradores y entendidos en el país, interés que éste debe aprovechar para trascender fronteras y lograr un reconocimiento generalizado hacia su café que con esfuerzo, inversión y educación puede convertirse en un excelente café.

Colombia, sinónimo de buen café

En una encuesta mundial entre bebedores de café no expertos, el café de Colombia sería sin duda elegido como favorito por amplia mayoría. Esta idea generalizada se basa en una larga historia y tradición de café arábica de calidad, apoyo y control institucional, pero por sobre todo en un excelente marketing.

En 1959 la imagen de Juan Valdez con sombrero y poncho junto a su fiel burro resucitó la idea del café 100% arábica. Al mismo tiempo la personalización de la campaña en un caficultor artesanal buscaba diferencirse de las grandes empresas que se deslizaban cada vez mas hacia el robusta de grandes fincas y producción industrial. Fue sin duda un gran paso que contribuyó al resurgimiento del café de especialidad, especialmente en los Estados Unidos.

El propósito del logotipo es identificar y garantizar las marcas que verdaderamente consisten de 100% Café Arábica Colombiano aprobado por la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia. En 2005 el gobierno de Colombia reconoció el estatus de Denominación de Origen al producto. En Junio del mismo año se presentó la solicitud de Indicación Geográfica Protegida ante la Unión Europea para el Café de Colombia. Dicho reconocimiento fue otorgado en septiembre de 2007.

Este famoso café conocido por un equilibrio perfecto y buen cuerpo, se cultiva principalmente en dos regiones cafetaleras: la Región Central y la Región Oriental. Balboa ColombiaLa Región Central de Colombia, es conocida como MAM, sinónimo de Medellín, Armenia y Manizales. La Región Oriental de Colombia es una zona montañosa cerca de Bogotá y Bucaramanga, donde el café tiende a tener menor acidez. Generalmente a la sombra de árboles nativos, los suelos volcánicos y el clima seco proporcionan excelentes condiciones de crecimiento.

Ahora bien, ¿sólo porque algo es 100% colombiano, significa que tiene buen sabor? Los esfuerzos por aumentar el volumen han hecho bajar la calidad del grano. Además las denominaciones mas conocidas, Excelso y Supremo relacionada al tamaño de los granos se consideran irrelevantes actualmente, y aunque se siguen utilizando en gran medida, solo garantizan un café aceptable.

El mejor café colombiano proviene de regiones de crecimiento muy específicas, Huila, Santander, Popayán, Nariño, Quindio y mas aún de algunas fincas o grupos de fincas. Estos cafés escapan al promedio y permiten encontrar granos de mas carácter y notas particulares.

En la última década la Federación Nacional de Café ha revivido y actualizado la imagen de Juan Valdez, creando una marca de cafeterías de gran crecimiento y proyección internacional, pero también se ha interesado por la investigación y ha planteado activas políticas de sostenibilidad y a favor de los caficultores.

También el turismo se ha convertido en una fuente de promoción e ingresos para las zonas cafeteras con visitas a plantaciones y seguimiento del proceso del café. Los departamentos de Caldas, Quindío y Risaralda lanzaron el último el portal turístico de la imagen, convirtiéndose en la primera región del país en lanzar su propia página web dedicada al turismo.

Brasil, variedad de origen

Brasil, primer productor de café del mundo y gran consumidor de esta bebida, no tiene asegurado sin embargo un lugar destacado entre los cafés gourmet.

Se suele decir que hay café de Brasil en casi todos los cafés que se beben en el mundo. Su producción representa el 30 % del total mundial, es la base de la mayoría del café espresso y se utiliza en los blends para otorgarle equilibrio, cuerpo, crema, etc. Sus cultivos abarcan arábica y robusta.

Brasil es un origen dificil de describir por el hecho de que la mayoría de su producción es actualmente arábica de gama baja y robusta, donde parecería que prima la cantidad sobre la calidad. De hecho el cultivo masivo de café en Brasil significó la democratización del consumo de esta bebida en muchas partes del mundo.

Al contrario de lo que sucede en otros países latinoamericanos, la gran mayoría de los cafés producidos en Brasil provienen de grandes fincas o fazendas. El café se cultiva generalmente a pleno sol, a altitudes más bajas que lo que suelen ser los cafés especiales, en suelos no volcánicos, y en zonas no forestales que a veces eran pastizales inicialmente, razón por la cual no es muy común en estas tierras el café de sombra.

Además de las tierras de cultivo, su producción no cumple con stándares uniformes. La recogida y procesamiento varían en cuanto a calidad y método, alterando el resultado final del grano. De esta manera la variedad es enorme en cuanto a perfil y niveles de calidad.

En cuanto a la cosecha en las grandes fincas la recolección no suele ser detallista, en general se utiliza una máquina cosechadora, eficiente con menos mano de obra. Aunque los cafetos mas jóvenes o viejos no pueden soportar la tensión de la maquinaria por lo que parte de la cosecha se recoge a mano tirrando de la rama entera.

En un acto vistoso y singular, los experimentados recolectores colocan todo en una pantalla y, con sólo unos pocos lanzamientos rápida y limpiamente dividen el fruto de tierra, hojas y demás, con gran destreza y aprovechando la dirección de la brisa.

La variedad de métodos de procesamiento: húmedo, seco, y natural semi-seco hace que Brasil sea un origen con muchas posibilidades.

Las asociaciones de café brasileño quieren recrear la imagen del café de Brasil de la mano del café de especialidad con nivel exquisito y distintivo. Y es cierto que algunos logran este nivel con sus propias características, un buen café de brasil puede ser un café complejo, con notas de maní y particularmente dulce, apropiado para espresso.

El mas conocido café de Brasil es Santos, pero Santos es un puerto, no una región productora. El café así etiquetado se reúne a partir de lotes con un standard mínimo de calidad. Pero esto solo asegura una taza decente, no mucho mas.

Mucho del cafe de calidad de Brasil proviene de la zona de Cerrado en el estado de Minas Gerais, y de la región de Mogiana, en el estado de San Pablo, aunque más concretamente de microclimas dentro de dichas regiones donde la mayor altitud, temperatura estable y estación de lluvias crean buenas condiciones para el cultivo de arábica.

En extensiones de tierra tan grandes, por supuesto hay fincas que cuidan la calidad, apuestan por un desarrollo sostenible y son capaces de producir grandes cafés, sólo es cuestión de encontrarlas.

Kenia, café brillante

Los mejores cafés de Kenia destacan por su acidez brillante junto a una equilibrada dulzura con sabor a cítricos. La producción cuidadosa y el riguroso control son uno de los secretos de este país interesado en producir un excelente café.

Alrededor del 70% del café de Kenia es producido por pequeños propietarios y representa la industria mas importante del país. A pesar de su proximidad a Etiopía, cuna del café, el cultivo en Kenia no se produjo hasta finales del siglo XIX. Se produce en las tierras altas de Kenia y a lo largo de la región del Monte Kenya. El rico suelo volcánico, el clima templado y las lluvias estacionales se combinan para producir un café fuerte y equilibrado.

El mas conocido de sus cafés, el Kenia AA, es en realidad una clasificación de café cultivado en el país. Todo el café de Kenia se clasifica después de despulparse. Esta clasificación se asigna en función del tamaño, peso y forma del grano. A los mas grandes (17/64 o 18/64 pulgadas) se les asigna el grado AA. Los tamaños que van en orden de mayor a menor, son AA, AB, PB, C, E, TT y T.

Mientras que el tamaño mas grande en el grano es considerado por muchos como un signo de calidad, por conservar mejor los aceites que le dan sabor y aroma al café, es importante tener en cuenta que es sólo uno de muchos factores en la determinación del café de alta calidad. Además del grado de tamaño, la Junta del Café de Kenya utiliza un sistema de clases para puntuar la calidad de los granos. Las clases son en una escala del 1 al 10, en la que el 1 es el mejor. Este sistema de clases es rara vez anunciado, pero perfectamente un café clasificado Kenya AA puede pertenecer a la clase 4.

Una nueva variedad, llamada ‘Batian‘, mas resistente a las enfermedades que suelen afectar los cultivos del país, desarrollada recientemente por el gobierno espera reducir los costos de producción y aumentar la productividad sin dejar de lado la alta calidad. Con este proyecto se espera posicionar a Kenya en el mercado internacional del café, con la gloria que la caracterizó en otras épocas.

China entra en el mercado del cafe

China, tierra natal del té, donde la tradición por esta bebida ha llevado a elaborar cientos de famosos tés durante milenios, nos sorprende al interesarse en los últimos años en la producción café.

Este cultivo traído en el siglo XIX por los misioneros jesuitas nunca generó un interés en la población local. En la década de 1930 se produjo cierto auge del café en Shangai, donde las costumbres occidentales se volvieron intensamente populares. Pero no fue hasta la década de 1980, cuando China volvió a abrirse al mundo occidental, que comenzó a desarrollarse lentamente el consumo local de café. En 1988 el gobierno puso en marcha un proyecto de producción de café en Yunnan, y la multinacional suiza Nestlé decidió crear un área de gran crecimiento del café en Pu’er para el suministro de su nueva fábrica de café soluble en el sur de China.

El municipio de Pu’er, en la provincia de Yunnan, con una superficie de más de 45 000 km ², tres cadenas montañosas y tres grandes ríos que lo cruzan, lleva el nombre del distinguido té post fermentado de fama mundial. Allí es también donde se produce casi el 60% del café, el resto se cultiva mayormente en la zona de Baoshan, donde las plantaciones se encuentran a altitudes algo mas bajas.

China, una nación consumidora de té, está desarrollando una sed de café, debido principalmente a un aumento de bebedores jóvenes urbanos, acostumbrados a un estilo de vida occidental, donde una taza en un salón de café gourmet se está convirtiendo en un símbolo de estatus.
cafe china
Las multinacionales occidentales ven la posibilidad de grandes ganancias y Yunnan se ha convertido en un campo de batalla clave para los fabricantes de café más importantes, incluyendo Starbucks y Nestle. La compañía de café con sede en Seattle dijo que también establecerá un centro de desarrollo del café, centro de apoyo a los agricultores e instalaciones de procesamiento, en una política de cultivo masiva única hasta el momento.

Los empresarios chinos también han comenzado a inviertir en café y cafeterías. Aunque aún no existe una cultura del café, hay interés por parte de productores y empresarios dispuestos a ponerse al día con los conocimientos y el equipo necesarios, al punto que se están haciendo cultivos de prueba con semillas especiales y se habla de planes para introducir la variedad geisha, que está alcanzando precios altos para cafés de Panamá y El Salvador.

Indefectiblemente, poco a poco se ampliará la oferta de cafés especiales para el disfrute de todos los amantes del café gourmet en el mundo entero.

Panamá renueva la oferta del cafe de calidad

Panamá no ha sido históricamente referencia en el cultivo del café, sino mas bien ampliamente opacada por sus vecinos en esta materia. Esa percepción se ha corregido en los últimos años principalmente por la gran atención que ha ganado la variedad Geisha cultivada en fincas de la región, capaz de producir una taza “floral”, sumamente apreciada y cotizada en el mercado internacional.

cafeEs sólo en el distrito de Boquete en la provincia de Chirqui, donde las pequeñas explotaciones familiares producen estos cafés únicos, brillantes en tonos vivos, con aromas florales y notas frutales limpias, considerados entre los mejores del mundo. Para su cosecha emplean los indios N’gbe, que vendrá a las fincas cafetaleras a trabajar con algunos de los mejores estándares laborales de América Central. El aire fresco y húmedo de montaña, las prácticas orgánicas, la ampliación de zonas para el cultivo de café de sombra y un esmerado cuidado ayudan a producir un café excepcional.

Panamá ha sostenido concursos anuales de café desde finales de los 90, pero fue en el año 2004 que la Finca La Esmeralda ganó un primer premio y saltó a la fama con la variedad Geisha cultivada en una zona alta de su granja.

cafe geishaEsta variedad de café arábica exportada de los bosques silvestres de Etiopía, se introdujo en América Central en 1950, pero su baja producción llevó a que abandonara prácticamente. Hoy en día son varias las fincas panameñas ofrecen esta variedad, y se ha comenzado a cultivar en Colombia y Costa Rica.

Hay también otras variedades de calidad como la Arábica Pacamara, la Arábica Bourbones y los Arábica Typica o Criollos que incluyen (sabores) florales, frutales, acitrados, dulzones y chocolates, porducidos en Boquete y otras zonas de Panamá.

Panamá tiene la menor producción de café en América Central, sin embargo, los cultivadores de café de Panamá están comprometidos con la calidad sobre la cantidad y han establecido una sólida reputación de excelencia junto al propósito de un crecimiento sostenible del café apuntando al mercado gourmet.

Este año 2010, nuevamente un lote de este afamado producto de la finca Hacienda La Esmeralda ha batido una nueva marca mundial al venderse en una subasta por internet en 170.2 dólares la libra (460 gramos).

El único café de Europa

En el valle de Agaete, al norte de Gran Ganaria, se produce el único café de España y Europa. El café fue introducido en las Islas Canarias en 1788, con la creación del Jardín Botánico de La Orotava en Tenerife, y desde aquí dio el salto al valle de Agaete.

Aunque se cultivó en la mayor parte de la isla de Gran Canaria, el café de Agaete fue considerado como el mejor debido a las condiciones climáticas. Hasta mediados del siglo XX se mantuvo su producción, posteriormente la caída de los precios favoreció la producción de otros cultivos, pero se continuó cultivando por tradición en pequeñas cantidades para el consumo familiar.

El café del Valle es arábica de la variedad typica, una variedad que se dejó de cultivar en muchas zonas por su baja productividad pero que ultimamente se vuelve a apreciar por sus virtudes. Dulce y afrutado, muchos expertos han valorado notablemente el café de esta zona.

cafe de canariasCon el propósito de conservar la productividad del único café europeo se creó en el año 2002 la asociación Agroagaete. Estos productores locales no vivían del café, pero dedicban buena parte de su tiempo libre a producirlo, considerándolo un tesoro cultural.

En el año 2006 se crea la marca “Café de Agaete” y comienza la comercialización del producto. El proyecto impulsado por la asociación de agricultores de Agaete, tiene el apoyo del Cabildo (gobierno insular) de Gran Canaria y del Ayuntamiento de Agaete.

Se trata de mantener altos estándares de calidad para promocionar este café y permitirle competir con otros cafés especiales. Generalmente el café se cultiva bajo la sombra, entre mangos, papayas, guayabas y demás árboles frutales.

La producción cafetera se estima en torno a los 1500 kilogramos, aunque se espera llegar a los 6000. El interés por este café ha llevado el kilo café en torno a los 50 euros y no se prevé que baje de precio con el aumento de su producción.

En la actualidad, se vende al público en la tienda de Agroagaete situada en la plaza de la villa. Este producto único se conoce en todas las islas, aunque su demanda se localiza en Gran Canaria. Recientemente sin embargo han recibido peticiones del continente, especialmente de Catalunya.