Category Archives: teteras

Kyusu, tradición de té verde

Kyusu significa en japonés tetera, y es que este utensillo no tiene mas pretensiones. Utilizada para elaborar té verde, elaborada en cerámica o arcilla, suele tener un asa lateral Yokode Kyusu, pero también las hay con empuñadura trasera o superior.

Se cree que su diseño y asa lateral hueca para evitar la conducción del calor, provine de los primeros recipientes chinos para elaborar el té, cuando todavía era considerada una medicina y se cocinaba sobre una estufa largo tiempo.

El té de hoja entera llegó a Japón alrededor del siglo XVII, como alternativa mas accesible al matcha. La influencia china ha sido clave en la expansión del té y sus costumbres a Japón, en diferentes periodos.

A la misma época pertenece la ceremonia Senchado, que utiliza esta tetera y se lleva a cabo con el té Sencha, por lo general Gyokuro, con mayor influencia china que la famosa ceremonia del té, Chadō, que utiliza Matcha.

Estas teteras se diseñan especialmente para elaborar té verde en hoja, disipan el calor para evitar que se dañen las hojas,  y en el caso de la arcilla absorben el sabor por lo que es aconsejable utilizarla siempre para un mismo té.

Gaiwan, delicada tetera y taza a la vez

Hay diferentes instrumentos y formas de preparar el té. El Gaiwan consta de una taza o tazón por lo general de porcelana con una tapa y un plato. Se puede emplear por sí mismo para elaborar y beber el té, desplazando ligeramente la tapa, o servir una vez listo en otras tazas o cuencos mas pequeños.

Antiguamente en China el té se solía consumir en el mismo recipiente en el que se preparaba. El Gaiwan surgido en la dinastía Ming, y más grande que el que se utiliza hoy en día, permitía preparar el té para varias personas.

Este utensilio, muy utilizado en China, es considerado por muchos conocedores del té como el mejor método para la elaboración de tés delicados, como el té verde y té blanco.

Aunque ciertamente por lo general se utiliza para elaborar té verde de hoja entera, su versatilidad lo hace idóneo también en la preparación de infusiones de té oolong, debido a la capacidad de este té en particular de infusionar varias veces. Se considera menos adecuado para el té negro ya que la gran apertura permite que el calor se escape demasiado rápido durante el proceso de infusión.

Es frecuente en la degustación de té ya que sus espacios abiertos permiten ver el proceso de preparación, y la porcelana absorbe el calor y no daña el té, evitando la alteración de su sabor y aroma. Aunque suelen ser de porcelana, los hay en una variedad de materiales, como el cristal o arcilla Yixing.

Teteras Yixing, materia prima y expresión cultural

Las teteras Yixing se consideran superiores especialmente debido a la arcilla utilizada en su fabricación que se encuentra solo en la localidad de Yixing, situada al sudeste de China, en la provincia de Jiangsu.

La alfarería de esta zona usa ‘zisha’ (紫砂), literalmente ‘cerámica púrpura’, a pesar de que la arcilla no siempre es exactamente de este color. Desde el punto de vista químico, todas están compuestas de cuarzo, caolín y mica, con grandes cantidades de óxido de hierro, que da a la arcilla su color púrpura-rojizo o similar. Una vez cocidas suelen lucir colores ocres, bermellones y amarillo-girasol dependiendo de la arcilla y el horneado.

Debido a la gran porosidad de esta arcilla, y al no estar esmaltadas, la fragancia del té es absorbida por las paredes del recipiente. Por lo tanto, al igual que ocurre con las teteras japonesas tetsubin, con el uso continuo cada una desarrolla un sabor y aroma propio que contribuye al disfrute de la bebida. Por esta razón, solo deben enjuagarse con agua fresca y dejar secar al aire. Lo normal es dedicar un solo tipo de té una tetera específica.

Generalmente se utilizan para la elaboración de té negro, oolong, y té pǔ erh. También se puede utilizar para el té verde o blanco, pero el agua debe dejarse enfriar antes de verter el agua.

Esta arcilla es además un logro notable de fuerza y delicadeza. El cuerpo de la arcilla es denso, ligero y puede retener los detalles intrincados de la escultura. Al mismo tiempo horneada se somete a la contracción minimizando la pérdida de calor y aroma.

La cerámica de Zisha comenzó a producirse en el periodo de la Dinastía Song (960-1279). Sus productos se hicieron famosos casi trescientos años después debido a los cambios en la forma de preparar el té. La gente aprendió a preparaba el té dejándolo reposar y fermentar en vez de hervirlo. Debido a ello, las teteras debían mantenerlo con todas sus cualidades por largo tiempo.

El arte de la tetera de Zisha es único y ha tenido un desarrollo técnico y artístico de cientos años, por lo que cuenta con fama mundial y es patrimonio cultural de la nación china. El Zisha de Yixing cuenta con la sabiduría en la selección de la materia, el arte del moldeado y la sobria decoración.

Las teteras Yixing son pequeñas, pensadas para uso individual, produciendo 1-2 porciones de té. Tradicionalmente los chinos llevaban su propia tetera y bebían directamente del pequeño pico, aunque esto es menos común hoy en día.

Vale la pena admirar los diferentes modelos de la galería de teteras Yixing del Museo Online de China.

Teteras Tetsubin

El uso de la tetera de hierro fundido, o tetera tetsubin, se hizo común en Japón con la introducción y generalización del té de hoja, Sencha, reemplazando en parte al té en polvo, entre los siglos XVII y XVIII.

Originalmente, fue utilizada como hervidor y para conservar el agua caliente a punto para preparar una taza de té en cualquier momento. Mas tarde, cuando se popularizó el beber té de hojas pasó a formar parte del hogar como tetera.

A pesar de que se reconocen precursores, calderas de agua o calentadores de sake, el tetsubin de hierro fundido se convirtió en un utensilio clásico japonés, válido para calentar el agua, preparar el té, e incluso para crear calor. Con el paso del tiempo sufrió cambios ornamentales de diseño. A principios del siglo XIX, la variedad de tetsubin oscilaba desde los mas sencillos y fáciles de elaborar hasta los de más intrincado diseño.

El diseño o el estilo de un tetsubin pasó a reflejar la clase o clase aspirada por su dueño, y así se convirtió en un símbolo de estatus. A pesar de su uso entre la gente común, los tetsubin elaborados eran considerados como obras de arte. Forjados por verdaderos artesanos del hierro, el exterior de hierro de alto grado y el interior de esmalte suave, la realización de un tetsubin requiere gran habilidad y su producción consta de una larga serie de pasos, la mayor parte de los cuales se sigue haciendo a mano. La calidad es estrictamente controlada por un maestro artesano conocido como “kamashi”.

Cada diseño tiene un significado simbólico que puede ser convertido en emblemas de la familia para pasar de generación en generación. Por ejemplo, el símbolo de un dragón en un tetsubin japonés es un diseño popular para aquellos que quieren exponer el poder y la fuerza; la flor de cerezo simboliza la belleza; los crisantemos la cosecha de otoño llena de esperanza; un dragón volador: nuevos comienzos y buena fortuna; etc.

Considerada como la mejor tetera japonesa, el tetsubin puede mantener el té caliente por un período prolongado de tiempo. Las teteras de hierro fundido forman una capa de minerales en su superficie interior que se considera aportan beneficios para la salud y potencian el sabor del té. Por eso, al igual que las teteras de arcilla de China Yixing, se considera que adquieren mejores características después de un uso repetido.

Pueden encontrarse infinidad de modelos: de diseño clásico, con decoraciones sofisticadas, modernas y minimalistas, y también antiguas teteras bien conservadas que se llegan a subastar a precios altísimos. No son artículos baratos, aunque pueden encontrarse modelos desde los 150 Euros. Con el cuidado adecuado estas teteras pueden disfrutarse toda una vida.