cafetera

Como elegir una cafetera de espresso

Las cafeteras espresso consisten en hacer pasar agua a unos 90-93º C a determinadas atmósferas de presión a través de una cantidad de café molido bastante fino y colocado en un filtro móvil, consiguiendo un café cremoso, de sabor y cuerpo inigualable.

Cada vez hay mas modelos disponibles para el uso doméstico. Mas allá de las exitosas cafeteras automáticas de sistema monodosis, hay varios detalles a tener en cuenta a la hora de elegir una cafetera, un aparato simple que calienta el agua, y luego la empuja a través del café.

Algunos factores no tienen que ver con la preparación del café, sino con la calidad de los materiales, la durabilidad, el diseño o el tamaño aunque pueden influir en el resultado del café. En cambio el método de calefacción del agua utilizado y la presión disponible repercuten directamente en la calidad de la taza.

A mayor presión mejor crema. La presión de la cafetera se mide en bares, la mayoría de los modelos del mercado cuentan con 15 bares de presión. Hay diferentes métodos de presión utilizados por las cafeteras, pueden incluir palancas, bombas rotativas o bombas de vibración.

Las palancas son el método de presión mas antiguo y ya no se venden prácticamente máquinas de este tipo. Con el fin de presionar al agua esta máquina utiliza un pistón y un sistema especial de cilindro. Estas máquinas dependen de la habilidad del operador, el resultado será un café mas transparente y puro pero con menos cantidad de crema.

Las bombas rotativas pueden proporcionar mas flujo de presión, suficiente para servir a mas personas al mismo tiempo. Permiten ajustar la presión y, aunque no estén completamente libres de vibraciones, son bastante tranquilas y funcionan bien en un entorno comercial.
cafe espresso
La bomba vibratoria es la mas popular en las máquinas de café para uso doméstico. Se trata de un dispositivo para hacer café espresso mas pequeño y barato, óptimo para hacer esta bebida en casa y con buena crema.

En lo que respecta a los métodos para calentar el agua, la mayoría de las máquinas contemporáneas utilizan el sistema de intercambio de calor. Cuentan con una única caldera que mantiene la temperatura a punto de vapor y cuando pasa por el intercambiador que se encuentra en su interior sube o baja la temperatura. Por lo general una buena máquina con este método consigue ajustar la temperatura dentro de un par de grados. La principal ventaja de este tipo de máquina es que puede hacer café y vapor para la leche al mismo tiempo.

Muchas pequeñas máquinas espresso domésticas tienen una sola caldera sin intercambiador de calor. Hay diferentes termostatos utilizados en estas máquinas, y las mejores utilizan termostatos electrónicos o termostatos de presión de vapor para asegurarse de que el agua está a la temperatura adecuada. Utilizan una única cámara con dos propósitos: para calentar agua hasta la temperatura de ebullición y para hacer la espuma de leche. Dado que la temperatura para el café es menor que la necesaria para el vapor, puede requerir cierto tiempo para la transición de un modo al otro.
leche-cafe
Las cafeteras mas sofisticadas pueden hacer café y vapor al mismo tiempo al contar con una caldera doble. Suelen ofrecer temperaturas estables y son las más fáciles de ajustar a la temperatura deseada. Mas frecuentes para uso comercial, también están disponibles en las versiones domésticas de alta gama.

Otro dato a tener en cuenta es la capacidad. Siempre hace referencia al tamaño del depósito de agua y dependerá de las necesidades del usuario. Este depósito es extraíble y pueden ser de 1 hasta 3 litros, no debe confundirse con la capacidad del cacillo donde se pone el café que será invariablemente de 1 o 2 tazas. También es importante observar el sistema expulsor de posos que sirve para retirar los posos que hayan quedado. Algunos modelos incluyen otros detalles como un molinillo de café que permite regular el tipo de molido o una superficie calienta tazas.

Las cafeteras también se clasifican por su grado de automatización. La máquinas manuales, permiten mas control. Las cafeteras semiautomáticas regulan por si mismas el número de tazas y la cantidad de agua que se utilizará, y las hay también super automáticas que muelen el café, lo rellenen y lo extraen de forma automática, algunos modelos disponen también de un sistema para hacer espuma de la leche en forma automática. Los modelos manuales o semiautomáticos está claro, ofrecen más control sobre la preparación y la calidad del espresso.

Finalmente, para lograr un espresso perfecto hay que tener en cuenta que la máquina cumple un papel fundamental pero no lo es todo, el café utilizado, la molienda, la calidad del agua, la limpieza, y también la mano en una cafetera manual, determinarán la calidad de la bebida.