Controversia en torno a los cafés saborizados

La adición de otros ingredientes al café para alterar o mejorar a gusto su sabor natural tan vigente hoy en día, se remonta sin embargo a los primeros bebedores de café, los árabes, que le añadían una gran variedad de especias durante su preparación.

La historia del café en distintas regiones fue estableciendo la compatiblidad de ciertos sabores con el café mucho antes de la actual proliferación de cafés saborizados. La combinación del café con el chocolate fue una innovación europea del siglo XVII donde estos productos eran novedades. La práctica de añadir cítricos al café también tiene una larga historia, al igual que la extendida práctica de combinar licores y café.

Básicamente existen tres formas de café saborizado. Los elaborados en forma tradicional con al adición del ingrediente elegido. La utilización de siropes saborizantes durante la elaboración de la bebida y los cafés saborizados en que la adición de aromatizantes se realiza con químicos sobre el grano de café. Los aromas que se agregan durante el proceso de tueste pasan a ser considerablemente más fuertes que los que se añaden posteriormente. Dan la sensación de dulzor, sin azúcar, la sensación de cremosidad sin crema, la sensación de fruta sin fruta o de whisky con pequeñísimas dosis de alcohol.

Los sabores naturales utilizados en muchas bebidas suaves, comidas, postres y sofisticados helados, por ejemplo, no tendrían la capacidad de resistencia para permanecer con el café durante su transformación y largo viaje de la planta de tostado a la taza. Esa versatilidad y durabilidad sólo puede lograrse a través de las maravillas de la química moderna, y por eso muchos de ellos son totalmente artificiales.

Los comerciantes de café se dividen respecto a esta cuestión. Algunas tiendas de venta de café a granel se niegan a producir cafés con sabor por una variedad de razones. La más citada porque para algunos los cafés saborizados no saben bien, dejan un regusto plano y metálico o sus fragancias son agresivas y dominantes, además estos granos “contaminan” los molinos de la tienda.

Sin embargo promovidos por grandes cadenas estos cafés ganan adeptos entre los consumidores y muchos tostadores se atreven con ellos para mantener su competitividad y ganar mercado, especialmente entre el público mas joven, un sector que se acerca a veces por primera vez al café atraído por la combinación de la clásica bebida con otros sabores con los que se siente mas identificado.

Los mas puristas del café, conocedores de distintos origenes o interesados en cafés especiales por lo general disfrutan descubriendo los detalles más sutiles de un café. El grano de café contiene un sistema químico extremadamente complejo, con un sin fin de componentes. Este es el elemento natural que seduce los sentidos y la mente de los amantes del café, pequeños detalles que conforman un universo, para algunos un tanto imperceptible solo por falta de atención o de práctica.

A los que han sido conquistados por algún café saborizado les recomendamos preparalo de manera natural. La mayoría de las personas que prueba alguna receta los prefiere ampliamente a los cafés con sabores artificiales. El café es una bebida versátil que permite crear exquisitos maridajes, explorar este campo es al fin y al cabo una elección personal.

6 thoughts on “Controversia en torno a los cafés saborizados”

  1. Hola, estoy interesado en contactar companias que vendan escencias para saborizar cafe en granos. estaria muy agradecido si me proveyeran alguna informacion en este sentido.

    Saludos y gracias

    JC.-

  2. Necesito contactar alguna empresa que venda saborizantes para café en grano me es urgente esta información

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *