Defectos del café

Los defectos en los granos de café pueden ser muchos y de variada procedencia. Se consideran entre ellos anormalidades o enfermedades del grano, descuidos o fallos durante la recolección y el proceso de producción del café, e incluso objetos extraños como piedras o palos que al colarse aún en una mínima proporción alteran y perjudican las características de sabor y aroma de un café.

Todas las imperfecciones tales como huecos, granos deformados, rotos, con muescas, con moho, con signos de inmadurez o demasiado maduros, etc. se van quitando durante el proceso de producción, pero es inevitable que subsistan en una mínima cantidad. La cantidad de defectos se utiliza entre otras variables, para clasificar y determinar el grado de calidad y especialidad de un café, y para esto se suelen “valorar” los defectos especialmente en relación a su influencia en la taza.

Mientras que en un café comercial se pueden llegar a encontrar defectos en un 10% de los granos de café verde, en uno especial el promedio debe ser de alrededor del 1% y aún así debe tratarse de defectos menores o secundarios.

Diferencias de calidad también suelen darse entre el café comercial en grano y el molido. Al comprarlo tostado en grano al menos es posible observar algunos defectos, cuando está molido es prácticamente imposible determinar cualquier tipo o cantidad, otra razón para moler el café en casa.

Amargor, baja acidez, sabor metálico, plano, ahumado, terroso, a fruta madura, son algunas de las características que pueden aportar estos granos al conjunto del café. Sólo en muy contados casos estos defectos pueden llegar a considerarse deseables para algún paladar, o como el caso del café caracolillo hasta hace poco considerado defecto, dejar de serlo.

One thought on “Defectos del café”

  1. Creo que el defecto fermento es lo mas detestable en un cafe almenos es mi opinion y esto por descuido al lavado.Cree que estoy en la verdad gracias.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *