Disfrutar un cafe en casa

Las posibilidades del café son tan amplias como momentos existen para disfrutarlo.

Ningún café es el mas adecuado siempre. Un café cargado con leche para el desayuno o un café solo filtrado limpio y aromático al despertar es simplemente cuestión de gustos. ¿Qué tal un espresso a media mañana o después del almuerzo? ¿y un cappuccino por la tarde?

Y tampoco se trata exclusivamente del método de elaboración, la calidad y el sabor del café también está determinada por los granos elegidos.¿Preferimos un café suave o un sabor más robusto? ¿Sabemos apreciar, por ejemplo, una acidez marcada en un buen café? ¿Conocemos el origen de los granos que compramos? Si se trata de un café envasado probablemente sea una mezcla de distintos orígenes y variedades de café aunque casi siempre desconocida en calidad y proporciones. ¿Y el tipo de tueste? Mas allá de los clásicos, torrefacto, natural o mezcla existe un abanico de posibilidades que decide el tostador y le otorga el definitivo perfil a la bebida.

Un mínimo de interés puede cambiar nuestra forma de beber café, puede pasar de rutina a momento de disfrute y deleite, convertirse en una posibilidad de crear, un lujo sencillo y asequible capaz de infinitas formas.

Las cápsulas han conseguido transmitir la idea del café como experiencia sensorial con variados matices, y su gran éxito demuestra que hay un gran público con ganas de ir mas allá del clásico café al que estábamos acostumbrados.

El que se quiera aventurar por sí mismo solo necesita seguir unas reglas básicas para hacer un café exquisito.

Materia prima: El grano elegido será por supuesto el que determine el sabor. El café es una bebida muy rica y compleja. Sin embargo los cafés comerciales con gran proporción de robustas y granos de mala calidad, tostados con azúcar y almacenados durante meses no nos dejarán jamás esa impresión.

Un buen café nunca será torrefacto, debe ser preferentemente arábica de buena calidad tostado natural y siempre fresco.

Es cierto que comprar este tipo de café tiene dos inconvenientes: no se encuentra fácilmente en supermercados y suele ser mas caro que el comercial.
Sin embargo visitar una tienda especializada puede ser un placentero descubrimiento y  sino actualmente es fácil comprar por teléfono o internet en las mejores tiendas o tostadores de España, e incluso de Europa, muy cómodamente.
Respecto al precio, suele ser mas económico que el café en cápsulas y hay mucha variedad de calidad y de precios. Un café especial tiene mucha gente y mucho mimo detrás, como un buen vino o un gran queso, sin embargo salvo en contados y muy particulares casos, ese esfuerzo está mucho menos reconocido.

Conservación y molido: El moler el café en casa nos aporta dos grandes ventajas, un café mas fresco y un molido adecuado.
El café pierde sus propiedades rápidamente y una vez abierto el envase esa degradación se acelera por efecto del oxígeno, la luz, la humedad, el calor. Es fácil comprender que en el caso del café molido ese proceso se multiplica exponencialmente al encontrarse mucho mas expuesto. Es importante conservar el café en un envase adecuado, fresco y alejado de la luz, y sí, mejor en grano.

Además cada método de elaboración requiere un punto de molienda, un café con un molido demasiado grueso se extraerá demasiado rápido y con un molido muy fino puede caer mas lento que lo adecuado. Aún cuando en una tienda de café es posible elegir el punto de molienda para una determinada cafetera, el aroma que inundará la cocina al moler nuestro propio café, justifica una pequeña inversión.

Cuidado en la elaboración: Existen muchos métodos de preparación, pero mas allá del elegido lo importante es prestar atención a las proporciones de café y agua, a la calidad y temperatura del agua y a los tiempos de extracción.
Cada método tiene su procedimiento, sus trucos, la elaboración puede convertirse en arte y en un espacio para la creatividad.

Podemos encontrar un método adecuado a un tipo de café, preferir una elaboración distinta para otro. Animarse a probar nos abrirá un mundo. Cambiar de café, de cafetera, decidirse por menos azúcar o menos leche, disfrutar de esta bebida nos hará regocijarnos aún mas en esos cotidianos y grandes momentos que elegimos acompañar con un café.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *