molinillo de cafe

Moliendo café

No hace falta una pena de amor o una tristeza, moler los granos de café es una forma bastante fácil de garantizar la frescura del café en la taza en cualquier momento.

El café molido inmediatamente antes de su preparación hace una importante diferencia en la calidad de la bebida. El cafe en grano tiene menos exposición al aire al conservar su corteza, por eso no se oxida tan rápido y conserva mejor su aroma y sabor.

Existe una amplia variedad de molinillos, en general no suelen ser muy caros, e incluso algunas cafeteras de espresso los traen incorporados. Mas allá del método elegido, siempre notaremos la diferencia del café recién molido.

La primera opción puede ser utilizar los tradicionales molinillos manuales. El ritual de moler el café en forma manual puede ser una experiencia agradable y romántica a veces difícil de incorporar como práctica habitual hoy en día si no se cuenta con el utensillo apropiado. Si vamos a comprar uno hay que tener en cuenta que muchos suelen ser diseñados principalmente como decoración y no cumplen adecuadamente su función. Existen sin embargo algunos molinillos manuales modernos, como los de las marcas Kyocera, Hario o Porlex, que hacen bastante rápida y facil la tarea con una buena calidad de molienda.

Entre los molinillos eléctrios, hay básicamente dos tipos diferentes: de cuchillas y de placas de trituración o muelas.

La mayoría de los molinillos mas baratos utilizan una cuchilla de metal para cortar los granos. La cuchilla corta los granos, por eso el molidos puede ser inconsistente con trozos mas grandes que otros. El control de la finura de la molienda se suele dar por el tiempo de trituración y generalmente habrá que experimentar un poco para establecer el tiempo de molienda para una determinada cafetera.

En el método de muelas, los granos se parten entre una rueda en movimiento de molienda y una superficie que no se mueve. El molido es constante y la mayoría de las máquinas tienen diferentes configuraciones de tamaño para moler. En esta categoría hay dos tipos de molinillo de rueda y cónicos.

Los de rueda son mas económicos, la velocidad de rotación es mas alta y suelen ser bastante ruidosos.

Los mejores molinillos son los cónicos. La muela o “fresa” en este caso gira más lento que en el modelo de la rueda evitando quemar o calentar los granos innecesariamente. Suelen ser menos ruidosos y producen menos derrames.

El calor durante la molienda precipita la evaporación y degradación de las sustancias del café, por ello el molido debe ser lo más lento posible, las placas suelen utilizar una combinación de poca fricción, y en el caso de molinos eléctricos los mejores utilizan bajas rpm del motor, para reducir cualquier pérdida potencial de sabor debido al calor.

El tamaño de la partícula influye en el sabor, básicamente cuanto más tiempo esté el agua con el café la molienda ha de ser más gruesa y viceversa. Una molienda excesivamente fina puede provocar que se tapone la cafetera y salga un café recalentado y de mal sabor. Una molienda muy gruesa puede generar un café flojo, poco concentrado.

Las cafeteras de émbolo una molienda media (arenoso), las de filtros de cono un cafe fino (suave al tacto). Las máquinas de espresso utilizan un molido extra fino (casi polvo pero todavía perceptible al tacto).

La molienda gruesa es utiliza para el café de puchero y de olla, y el café pulverizado como harina se emplea en la fabricación de café turco, en este caso son convenientes los molinillos de cuchilla ya que los de muelas no molerán tan finamente.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *