Tag Archives: latte art

¿Por qué espuma de leche?

La leche sigue acompañando a la mayoría de los cafés que se toman en el mundo, pero la tendencia es preparar las distintas variantes de café y leche con espuma de leche.

Tradicionalmente reservada para la preparación de un capuchino, la leche vaporizada convertida en crema o leche espumada se utiliza para dar un acabado a la presentación y el sabor del café. No se trata solo del arte latte, sin llegar a ese extremo de habilidad es posible mejorar un simple café con leche agregando algo de leche cremosa, espumada.

La incorporación de aire en la leche no solo mejora y endulza el gusto, sino que eleva la experiencia sensorial del café. En compraración la leche sin espumar resulta plana y aburrida.
cafe con espuma de leche
El café es una experiencia de los sentidos, maximizarla implica la asistencia a todos los detalles, y esto incluye, en casa o en la cafetería, tomar el tiempo para transformar la leche que acompaña al café.

El calor destaca la lactosa presente en la leche haciendola mas dulce de forma natural. Las proteinas y grasas de la leche contribuyen y alteran la producción de una espuma estable. Un mayor contenido de grasa causa una disminución en el volumen de espuma, por lo tanto la leche desnatada ofrece la posibilidad de mayor volumen de espuma. A pesar de ésto, un poco de grasa de la leche nos da una importante ventaja de sabor para la experiencia de un café especial, al igual que la leche fresca. Un auténtico capuccino italiano lleva leche entera con la que un barista experto creará sin problema la espuma necesaria.

En general, la temperatura supera la influencia de la grasa en la formación de espuma. La leche genera mayor volumen de espuma comenzando a temperaturas frías. Por eso la leche debe estar refrigerada, fresca y utilizarse una jarra limpia y fría para crear un buen volumen a una temperatura que no debe superar nunca los 70 grados C.

La cantidad de espuma incorporada a la leche dependerá de la bebida a preparar, y de la forma y habilidad para incorporar aire en la leche. La leche bien preparada con vapor de aire, llenará toda la jarra de microespuma. Para un café con leche en general se requiere menos espuma, un capuchino tendrá aproximadamente el doble.

La auténtica espuma se prepara con el vaporizador de leche que incluyen las máquinas de café espresso o vaporizadores independientes. Existen otros métodos mas o menos caseros que consisten básicamente en batir la leche y calentarla. Estas formas no crean esta micropespuma de suave movimiento y textura, que al vertir sobre el café es capaz incluso de hacer arte en la taza, pero los resultados pueden ser satisfactorios para empezar y mejorar la experiencia del clásico café con leche.