Te de cebada, un invitación a Oriente

El té de cebada es un té elaborado con cebada tostada, especialmente popular en Japón, Corea, y China, aunque se consume en otros países y regiones de Asia.

En Japón, el té de cebada se conoce como mugicha, y se sirve tradicionalmente en verano, se toma como una bebida refrescante. Los japoneses creen que ayuda a extraer las impurezas y sirve para diluir la sangre en el calor del verano. Es muy popular, se vende en bolsitas de té o preparado en cualquier tienda, incluso en máquinas expendedoras automáticas.

En Corea, el té se conoce como boricha, y se bebe caliente en invierno y fresco en verano. A menudo, la cebada se combina con la infusión oksusu cha (maíz tostado), y su sabor ligeramente amargo se compensa con la dulzura del maíz. Una bebida similar, hecha de arroz integral tostado, se llama cha hyeonmi.

Los chinos lo beben con las comidas pesadas para ayudar a la digestión, y la utilizan para tratar la náusea.
Este té tiene un sabor intenso, un dejo de gusto a nuez, que algunos encuentran algo parecido al café. De hecho se utiliza en algunos países como sucedáneo del café descafeinado.

Originalmente, las semillas de cebada tostada se cuecen en agua caliente. La cantidad de cebada se puede ajustar, dependiendo del sabor deseado. En algunos hogares, la tetera puede quedar sobre la estufa y los miembros de la familia se sirven a sí mismos cuando lo desean, de esta manera en el transcurso del día el sabor del té será mas profundo y su aroma será característico en el ambiente.
En España es posible encontrarlo en saquitos en un supermercado asiático. También la cebada puede ser tostada en una sartén dorando los granos de manera uniforme, si es posible la cebada entera, con su cáscara, para que desarrolle ese sabor característico a nuez.

El agua de cebada (no tostada) es una popular bebida en muchos países, especialmente en Gran Bretaña donde se toma con limón u otras frutas. También en España se toma con limón y canela, y se considera que puede ser antecesora de la famosa horchata valenciana. Se hace por ebullición de la cebada y se le agrega azucar, limón, etc., a gusto. En México, las “Aguas Frescas” de frutas son hechas de manera similar.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *