Tés ahumados

Especialmente en la región montañosa de Wuyi de la provincia china de Fujian, se producen tés negros únicos, que difieren de los demás porque sus hojas se secan tradicionalmente con humo, por lo general de leña de pino o cedro, adquiriéndo un aroma y sabor característicos.

El humo de la madera tiene por objeto complementar el sabor natural del té negro, pero no debe abrumar. Así y todo esta variedad de té suele producir en el que lo prueba por primera vez una reacción muy positiva o claramente negativa.

Este té no es muy bebido en China, de hecho la mayor parte de la producción se destina a la exportación. Aunque no es un té muy frecuente hoy en día tampoco en Occidente, tuvo su época de oro en las décadas del 30 y 40 del siglo pasado.

El mas conocido des estos tés es Lapsang Souchong, que se considera el primer té negro de la historia. Souchong se refiere al tamaño de la hoja, una hoja más amplia que la pekoe, que por lo general se utiliza para hacer un té de mediana calidad. El té Lapsang se cultiva principalmente en las montañas de Fujian pero también en otras regiones de China y Taiwan aunque no con el mismo prestigio.

Otra variante es el Tarry Souchong un té mas ahumado que el Lapsang que se produce en la mismas zonas. El menos conocido, Xiao Zhen-Shan Zhong, es un té artesanal de mejor calidad y mas suave que solo se produce en la región de Wuyi y a diferencia del Lapsang es ahumado en frío.

Aunque el proceso es bastante simple, es muy importante determinar el punto de ahumado en el té. Las hojas Souchong primero se secan en casas de ahumado, a continuación se madura en barricas cubiertas de tela para ser ahumado por segunda vez.

Estos tés pueden beberse solos y a cualquier hora, pero suelen utilizarse para cocinar y también para beber acompañando ciertas comidas por su estupenda capacidad de maridaje.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *